jueves, 28 de enero de 2016

Hasta siempre,

amigos.
Ha sido hermoso mientras duró.
Y como muchos de vosotros estais enlazados  en alguna parte a mi blog, quedará abierto.
Todos me habeis dado mucho más de lo que  esperaba. Y os lo agradezco.
Y, en este teatro de la vida, hago mutis por el foro. Gracias.

martes, 22 de diciembre de 2015

Solsticio de invierno

Limonero en flor y fruto;
naranjo con flor y fruto.
Primeras mandarinas de San, a punto de madurar. Y también flores, que este invierno primaveral tiene a los árboles confundidos.
Y el trabajo cotidiano de mis chicas, que nunca fallan.
Es verdad que no me tocó la lotería y que de salud no ando sobrada, pero todo (personas, animales y cosas) lo que me rodea e hace sentir feliz.
A vosotros os deseo tanta felicidad como la que siento en el solsticio de invierno.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Otoño

La chimenea encendida,
las castañas que quedan despuésdel primer "magosto",
la enredadera, rojiza en el otoño
Y la luna, creciendo.
La vida sigue y yo estoy inmersa en ella.
(Gracias a tod@s los que me escribís para preocuparos por mis largas ausencias. Todo va bien. Tan bien que no tengo tiempo de nada.)

jueves, 27 de agosto de 2015

La cigarra y la hormiga personificadas y unificadas.

Algunos creen que he estado ociosa.
Pero, toda esa leña que veis,
alguna ya almacenada
y otra esperando ser cortada, la he traído yo, en mi tractorcito.
Y ya están recogidas y seleccionadas las patatas, el orégano, los ajos...porque la naturaleza obliga a trabajar, que ella no espera; y cuando el fruto está en sazón, si no se recoge, se pudre.
Y los tomates, hechos salsa. Y los melocotones, mermelada.
Porque trabajo como hormiguita en el verano para poder cantar como cigarra, en el invierno, al amor de la lumbre.

domingo, 19 de julio de 2015

Granadas

La naturaleza tan viva y trabajadora y yo con esta vagancia...

sábado, 20 de junio de 2015

domingo, 31 de mayo de 2015

Felicidad

Como cada año, nos hemos reunido para celebrar el cumpleaños de mi madre, que, aunque no está en presencia física, está en nosotros.
 Durante horas, aparte de comer, jugamos
y disfrutamos de la infancia ,incluso aquellos que la hemos perdido
y, para marcar espacios, están los zapatos, aunque la gente normal los use para calzarse, que saltar descalzo sobre el césped , no  hace daño.
Para, en un futuro, recordar lo que aprendimos en casa (juntarnos en familia, al menos una vez al año)
y decir "te acuerdas cuando..." y volver a vivir la felicidad con tanta intensidad
como en estos momentos.
Porque en eso consiste la felicidad: en ser conscientes de que lo somos.
(Y se notan las ausencias de aquellos que estan lejos (Florencia), muy lejos ( Lima y Dallas), casi cerca (Madrid), cerca (La Coruña)...Pero aun sin estar, todos estuvisteis.