sábado, 22 de noviembre de 2014

Podemos

Sigo en mis tareas,
ya veis, poco a poco.
Mi vecina Pilar Roca, me trajo esos quiwis, de su cosecha, para el invierno.
Y ahí mis manzanas de guardar, con un aroma que resucita.
Y castañas para asar, incorporar a los asados de cerdo , comer cocidas con hinojo (fiuncho) o guisadas cuando están secas (pilongas) .Se preparan dejándolas a remojo el día anterior, como cualquier legumbre.
Ahí, solita,
se mire por donde se mire. Que si una paloma es capaz de confundir el norte con el sur, una rosa puede confundir Noviembre con Mayo.
Ayer, toda la mañana con Carmela. Hablando con su parra, porque dice Juli Gan que ahora que es el tiempo , podemos. Y, podé.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Sacudirse el polvo

Ahí teneis a Kiko Fernández da Aira Darriba, aquel que era un tímido
Y aunque, según veis, ellas están muy enmadradas y se vienen a mis pies, no tengo intención de ejercer de suegra .
Helo ahí, cumpliendo, aunque no se vea nada, que la naturaleza es pudorosa.
Al terminar, la gallina ahuecó las plumas y se movió  de lado a lado.
Creo que a eso le llaman "sacudirse el polvo"

jueves, 23 de octubre de 2014

Lo que más me gusta

 de mi vida, es haber llegado al momento en que despertar cada día es un milagro:
y la paz ,
la profundidad ,
la luz y la intensidad de lo cotidiano
me hacen comprender el significado exacto de "Carpe diem".

miércoles, 8 de octubre de 2014

Fuego

Primer encendido de la temporada. No porque haga frío, sino por el placer de ver el fuego.
Feliz otoño.

martes, 23 de septiembre de 2014

Madre mía

Mi madre era una mujer muy original y con raras percepciones (hace ya mucho os comenté que sabía que no debía seguir bebiendo cuando, al pasar los dedos índice y corazón por los lados de la nariz, los notaba lejanos).
 Un buen día nos comentó que la hora de la muerte llegaba cuando el ombligo se hacía tan pequeño que casi desaparecía.
Siempre he tenido un hermoso ombligo, pero  me he dado cuenta de que se me ha hecho muy pequeño. Y se me han planteado dos grandes dudas.
Una, física: no se si mi ombligo  esta desapareciendo porque mi barriga está demasiado gorda.
Otra, metafísica: no sé si mi madre quería decir que , después de pasarnos toda la vida mirándonos el ombligo, al final de la misma nos damos cuenta, al fin, de que no somos nada.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Kiko de mi vida

 Sigo con mis salsas y hoy hice cinco frascos más. Los pongo siempre boca abajo porque si hubiera algún poro en la tapa, saldría el tomate, pero no entraría ningún tipo de moho .
Ya están empezando a verdear las nabizas: ésto sí que son verdaderos brotes verdes.
 A este manzano de reineta roja plantado este año y que ya tuvo tres manzanas, le puse el nombre de emejota.
Y fijaos qué maravilla de fruto tiene el tabardillo.
El perejil (de todas las salsas) agradece así la lluvia.
El mandarino de San tiene ya naranjitas nacidas, pero sigue echando nuevas flores.
Y los frutos de la brevera de Monserrat están empezando a abrirse por culpa de la lluvia, pero a las gallinas no les importa demasiado y dejan solamente la piel.
Una segunda cosecha en el frambueso de Juan Carlos.
Naranjas verdes y maduras en el naranjo de Reyes.
Pero solamente limones verdes en el árbol de Adra.
Y todavía sabrosos higos en la higuera de Mamé Valdés, la del camino.
Os presento a Kiko.Es tan tímido que , para subirle la autoestima le llamo Kiko Fernández da Aira Darriba.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

La vida sigue igual (para nosotros, que la Botella deja la alcaldía y Botín ha muerto)

Preparando manzanas para el invierno, aunque alguna habrá que retirarla, para que no pudra a las otras
y recogiendo higos de la higuera de Rosa, de sabor y tamaño inmejorables.
Tocó arreglar la entrada,
que tenía tierra entre las piedras y algunas se habían hundido
y el problema era que siempre había que tener cuidado
de si las patas de la mesa o de las sillas se metían en las ranuras. Ya se acabó el problema.
Ayer, con la fresita, eché los grelos para el invierno;
y cada día toca cuidar la piscina, que aún hace calor.
Ya tengo algunos frascos de tomate guardados, aguardando...
La última luna llena del verano, que comenzó ayer, ilumina Paradela
y me deja jugar con ella.